Slideshow shadow
by Anna

UVA y FPS o cómo descifrar las etiquetas de las cremas solares

August 22, 2013 in Articles by Anna

Instagram by sol_anna

Instagram by sol_anna

Algunas han incorporado antioxidantes. Otras ensayan nuevas texturas y olores para poder competir con las nuevas fórmulas de maquillaje todo-en-uno, con filtros solares y agentes biológicos anti-edad. Todas quieren su parte del pastel en un mercado que mueve cerca de 1.000 millones de dólares solo en Estados Unidos. Pero, ¿qué hay que tener en cuenta a la hora de comprarlas?

Lo comento en este artículo para El Blog de la Piel Sana.

Share
by Anna

Perfiles web de Instagram: ¿mayor difusión o pérdida de privacidad?

November 10, 2012 in Articles by Anna

Publicat a La Vanguardia el 09/11/2012

091112-instagramperfilesweb2Se anunció el día de las elecciones americanas, el día en el que se etiquetaban más de 100.000 imágenes con el hashtag #Ivoted y otras 150.000 con #elections2012, el día en el que según el blog oficial de de la red social se subían a Instagram el doble de imágenes de las que se publican cualquier otro día. La app para iPhone y ahora Android, que nació en octubre del 2010 y tiene más de 100 millones de usuarios, estrena perfiles web para los usuarios.

La publicación Mashable lo presentaba el mismo día como el primer gran cambio desde que Facebook adquirió Instagram en abril del 2012. Y lo es. Pero no es nuevo. De hecho, ya existían servicios, como Webstagram, Ink361.com o Statigram –por citar algunos-, que ya permiten ver en la web las fotos móviles realizadas con la aplicación, seguir usuarios, poner Likes (Me gusta) y dejar comentarios.

Lo que sí es destacable, comenta Phil González, creador de Instagramers.com, es que “por primera vez, Instagram da un paso en firme para tener su propia interfaz web.” “Hasta hace unos días aparecían en la web las fotos que el usuario tuiteaba, pero con direcciones poco ‘amigables’. Ahora el instagramer puede tener su interfaz web bajo el dominio instagram.com/nombredeusuario y buscar a otros fácilmente también”, añade.

Pero algunos no acaban de encajar que el cambio esté firmado por Facebook ni que los perfiles se parezcan tanto a los sets de fotos de la red de Zuckerberg. “He recibido quejas de usuarios que denuncian que algún parámetro de privacidad, geolocalización y usuarios bloqueados no se ha respetado”, subraya González. “Pero a mi modo de ver, la privacidad no ha cambiado mucho. Teniendo un perfil público, como en Twitter, ya se estaba expuesto a que millones de personas vieran las fotos. Ahora simplemente esto ocurre en un entorno Instagram”, continua el creador de Instagramers.

“El día que el usuario empieza a subir fotos a una red social debería tener claro que, quiera o no, en algún momento está expuesto a que las imágenes pasen a ser de dominio público”, insiste González. “El problema lo tenemos los usuarios, deberíamos tener claro lo que subimos a la red. Instagram es como un Twitter de fotos, con lo que cualquier imagen, a menos que se tenga un perfil privado, está abierta al mundo entero”, concluye.

Share
by Anna

¿Eres quien Google dice que eres?

October 18, 2012 in Articles by Anna

15102012-Googling2

Publicat a La Vanguardia, el 17/10/2012

Hay quien lo cuenta todo en su perfil de Facebook, quien divulga cada detalle de su cotidiana existencia en Twitter, quien publica cada irrepetible momento del día a día en Instagram, con filtros vintage. Pero, aun así, seguimos confiando en lo que Google arroja sobre nuestra actividad en la red.

O ésa es la conclusión del estudio Just Google Me, realizado en Estados Unidos entre más de 2.500 personas por la firma de reputación online BrandYourself y la empresa de encuestas Harris Interactive, que subrayan la influencia del buscador en diferentes ámbitos de opinión como la política, los negocios e incluso las relaciones personales.

El informe apunta que, además de practicar el llamado egosurfing, es decir, de buscarse a ellos mismos para ver qué imagen proyectan en la red, el 86% de los adultos suele recabar información sobre otras personas en Google ¿Sobre quiénes? El 31% admite haber ‘googleado’ a algún político y, de éstos, la mitad confiesa que los resultados influyeron en su intención de voto. El 42% asegura haber indagado sobre un posible socio para un negocio antes de iniciar cualquier actividad, y el 45% de éstos confiesa haber desistido después de leer algunos resultados. Finalmente, el 43% afirma haberse sumergido en diferentes páginas para averiguar más datos sobre alguien que le interesaba sentimentalmente.

El CEO de BrandYourself, Patrick Ambron, reconoce en varios medios que le sigue sorprendiendo la influencia que tienen los resultados de búsqueda en algunas opiniones, especialmente entre la gente joven. Para ellos, dice, “eres quien Google dice que eres”.

Prescripción vs volumen

Víctor Puig, consultor en Gestión de la Reputación y Comunicación Online, lo matiza: “En la construcción del criterio del consumidor pesa más la prescripción que el volumen: si no tengo un criterio formado sobre alguien o algo, evidentemente que lo que encuentre en Google me va a conformar una visión, para bien o para mal. Pero si tengo referencias de un amigo, un familiar o un conocido, lo que me digan estos prescriptores tendrá más peso que lo que encuentre en Google.”

“Y es muy posible que estas opiniones de personas a las que conozco me lleguen a través de redes sociales. Lo que un amigo que conozco y con quien comparto normalmente opiniones me diga de un producto o una persona en Facebook o en Twitter será más relevante para mí que lo que Google me muestre cuando lo busco”, añade. Y precisa: “Lo llamamos subjetividad compartida.”

Eso no significa que las empresas no deban cuidar las referencias que aparecen de ellas en el buscador. Al contrario. “Es básico”, insiste Puig. “Pero harán bien en preocuparse también de escuchar, medir, valorar y participar en lo que de ellas se diga en las redes sociales: quizás el volumen sea menor (o no) pero ese factor de prescripción da más veracidad a lo que se comente en las redes sociales.” “Todos nos fiamos más de lo que nos dicen las personas que conocemos, precisamente porque conocemos su criterio”, concluye.

Share
by Anna

Dime qué Klout tienes y te diré si vales

October 2, 2012 in Articles by Anna

Publicat a La Vanguardia l’1/10/2012

29092012-KloutRHA Joe Fernández le venía de perlas la oferta de trabajo que publicó hace unos días Salesforce, empresa creadora de una plataforma de administración de relación con el cliente basada en Cloud Computing. El CEO de Klout lo publicó incluso en su Twitter: “Me gusta esta oferta de Salesforce en la que se busca a alguien que tenga un Klout igual o superior a 35…” Pero se desató la polémica: ¿Se puede tener en cuenta una cifra como el Klout, que mide el grado de influencia de los usuarios en las redes sociales, a la hora de valorar la idoneidad de un candidato para un puesto de trabajo?

Para algunos el puesto -en este caso de Community Manager- podría justificarlo porque el Klout describe “la manera de ser de la persona más que su competencia”. Para otros, en cambio, no tiene sentido porque es poco objetivo.

De hecho, nadie sabe exactamente con qué fórmula se calcula el Klout, aunque según cuenta la misma empresa en la web, tiene en cuenta más de 400 variables de siete redes sociales diferentes, entre las que están el número de followers (seguidores), los retuits y replies de Twitter y la velocidad a la que se realizan, además de los comentarios y los Me gusta de Facebook, las conexiones de LinkedIn o los tips de Foursquare.

En cualquier caso, solo es una cifra. Un número que, para Genís Roca, socio director de RocaSalvatella, “constituye un intento mal resuelto de objetivar la influencia de una persona en la red”. Roca defiende que “la Internet social está aportando mucho valor tanto a las personas como a las empresas”, pero añade que hay que “tener cuidado con propuestas demasiado banales para convencer a un empresario preocupado por mejorar la eficacia de sus procesos y los resultados de su negocio”.

Aun así, “esto no nos tiene que hacer dudar del papel vital e ineludible que Internet está jugando en el desarrollo y el futuro de todos los negocios y sectores. No hay ninguna persona en una posición de dirección que pueda permitirse el lujo de prescindir de la red”, concluye.

Share
by Anna

“La mayoría de contratos de Cloud Computing no cumple con la protección de datos”

September 29, 2012 in Articles by Anna

Publicat a La Vanguardia el 28/09/2012

28092012-CloudRamon Miralles lo dejó claro desde el principio. “El Cloud Computing no es más inseguro que otros modelos de gestión de tecnologías de la información”. “Es cierto que aparecen nuevos riesgos, pero también se mitigan otros”, subrayó el coordinador de Auditoría y Seguridad de la Informática de la Autoritat Catalana de Protecció de Dades (APDcat), miembro de la Junta Directiva del capítulo español de la Cloud Security Alliance y profesor de ESADE en el marco de la primera sesión de la cuarta edición del Foro IP&IT que se tuvo lugar el 25 de setiembre en ESADE. “Depende esencialmente de que el proveedor de servicios escogido adopte las medidas de seguridad adecuadas y de que las gestione correctamente”, insistió.

Sin embargo, dijo, aunque “los proveedores de Cloud no se pueden permitir el lujo de tener problemas relacionados con la seguridad de la información”, los contratos tipo que se firman con ellos no permiten saber exactamente en qué condiciones legales se va a prestar el servicio. En este sentido, la mayoría “incumple la Ley de Protección de Datos, que les obliga a especificar qué van a hacer con los datos del cliente -por ejemplo, si van a tenerlos en un servidor fuera de Europa-, lo que puede dar lugar a sanciones de entre 900 y 40.000 euros”, que tiene que asumir el responsable del contrato, es decir, el cliente. Miralles lo explicaba así: “La legislación de protección de datos parte de la base de que cuando alguien necesita tratar datos personales tiene que ser diligente en su uso, con lo que le impone una serie de obligaciones, como hacer correctamente la contratación de un tercero que los trate”.

El experto considera que todavía hay poca consciencia sobre esta cuestión y que habría que realizar más campañas de información sobre el uso de los servicios de Cloud Computing que aconsejen escoger proveedores con quienes se pueda negociar el contrato y hacer un análisis de costes para saber si el cambio sale realmente a cuenta.

“A veces es complicado calcular lo que se gana subiendo a la ‘nube’ porque no se trata solo de ver cuál es el importe final de la factura de los servicios de TIC, sino de valorar las ventajas que puede suponer para la empresa, como la simplificación del uso de las tecnologías, la diversificación de los canales de acceso o el mayor respeto al medio ambiente”, insistía. “Es un tema complejo. Debemos estar ahí porque es el futuro, pero no a cualquier precio”, concluyó.

Share
by Anna

Geek is the new sexy

March 27, 2012 in Altres, Curiositats by Anna

(via @MadforMacs)

Share
by Anna

Everything happens for a reason

February 13, 2012 in Curiositats by Anna

(Via @Pinterest)

Share
by Anna

Path: ¿A qué hora te vas a dormir?

January 14, 2012 in Articles by Anna

Publicat a La Vanguardia, el 13/01/2012

Las mashups ya estaban de moda hace cinco años, cuando Facebook tenía “sólo” 50 millones de usuarios y se teorizaba sobre el futuro del 2.0. Son aplicaciones web híbridas, mezclas de varios servicios existentes, experimentos de bricolaje digital destinados a captar amantes de la fórmula del dos o tres en uno.

Ahora, con las redes sociales convertidas en portales de referencia, vuelven. A la web y al móvil. Pinterest, que dicen que va a ser la revolución del 2012, es un tablón de anuncios que integra fotos y comentarios, ofertas y curiosidades. Y Path (camino en inglés) es una app que se define como un “diario personal inteligente que ayuda al usuario a compartir su vida con las personas que quiere”. Tal cual. Aunque, en realidad, su última versión integra las funciones de Facebook, Twitter, Instagram y Foursquare.

Nació en San Francisco en noviembre del 2010 como aplicación para compartir fotos -es decir como competencia de Instagram y PicPlz-, de la mano de dos conocedores del negocio social: Shawn Fanning, uno de los desarrolladores de Napster, y Dave Morin, uno de los ejecutivos de Facebook. Además, han invertido en ella personajes como el actor Ashton Kutcher.

En febrero del 2011, Google estuvo a punto de comprarla por 100 millones de dólares. Pero Morin dijo no. Algunos se echaron las manos a la cabeza. ¿Por qué? Morin creía en el producto. Lo reiteró en París, en la conferencia LeWeb, en la que presentó la nueva versión de Path, lanzada para iPhone y Android simultáneamente, y en la que anunció que la aplicación había superado el millón de usuarios.

Sigue estando lejos de Instagram, que suma ya más de 14 millones de usuarios. Pero tiene un diseño atractivo y, por lo visto, la gracia de integrar botones con los que contar fácilmente a los demás lo que se hace durante el día: desde la hora a la que uno se despierta hasta que la hora a la que uno se acuesta, además de dónde se está en diferentes momentos del día y con quién; qué se está pensando o en quién y qué se está escuchando (el usuario puede elegir incluso entre diferentes canciones propuestas). Es decir, casi todo.

Pero, curiosamente, Morin se resiste a definir Path como una red social. Para él, la aplicación es realmente un “diario personal en el que anotar momentos importantes de la vida” que, por supuesto, tiene también una dimensión social, con lo que también permite la compartición “con un reducido número de personas”. “Hay cosas que a lo mejor no queremos compartir en redes sociales más grandes pero que tienen sentido en Path”, subrayaba el fundador de Path en LeWeb.

En cuanto al modelo de negocio del invento, Morin contaba en la misma conferencia que en Path, de momento, descartan la publicidad. “Queremos asegurarnos de que la relación con nuestros usuarios es auténtica”, insistía.  Su apuesta inmediata, el modelo freemium: la aplicación es gratuita pero los filtros para las imágenes y la música son de pago. Es un comienzo, decía. Morin confesaba ser consciente de que el camino para conseguir “simplicidad y calidad” es largo.

Share
by Anna

Más allá de Instagram

January 3, 2012 in Articles by Anna

Publicat a La Vanguardia, el 02/01/2012

Instagram by AS

“Hace un año, probablemente ni los fundadores sabían lo que movía a la gente a subir fotos a la aplicación. Bastante tenían con pensar en mejorarla y evitar que se cayeran los servidores”, cuenta Phil González, creador de Instagramers, la comunidad de usuarios de Instagram, una aplicación de iPhone que con sólo un año de vida ha superado los 10 millones de usuarios y los 200 millones de fotos almacenadas.

Ahora, existen multitud de herramientas web que permiten visualizar las imágenes capturadas con el móvil de diferentes formas o que ofrecen productos de merchandising ‘instagramático’. Algunas, como Inkstagram, han tenido incluso que cambiarse de nombre para no entrar en conflicto con la marca. El fenómeno crece. De forma imparable. De hecho, más del 12% de las fotos que se suben ahora a Twitter son ‘Instagrams’. Un porcentaje que será probablemente mayor cuando la aplicación llegue a plataformas Android durante el 2012.

El número de fans también se dispara. González asegura que ya existen 230 grupos de instagramers o igers en el mundo, la mayoría vinculados a países o grandes ciudades, aunque últimamente también se han creado iniciativas más locales, como Instagramers Silicon Valley o, más cerca, #igersarenys, que de momento sólo ha formalizado la etiqueta, pero que hace poco reunió a unas 40 personas de Arenys de Mar (Barcelona) en un local municipal para compartir filtros y experiencias.

“Montamos el primer grupo en Barcelona. La semana siguiente, en Madrid, y luego, vinieron todos uno tras otro. La gente quiere verse y tener una bandera común, por eso es necesario un proyecto como éste”, subraya este francés de origen español apasionado de la fotografía. “Antes pregonaba que Instagram era una democratización de la fotografía, pero ahora, con más perspectiva, diría que es una plataforma extraordinaria para conocer a gente con un trasfondo creativo en torno a la fotografía. Creo que, en su día, el equipo de San Francisco no pensó tan profundamente en estos aspectos”, continua.

Aun así, González no cree que “la comunidad sobrepase a la empresa” y está convencido de que todos los servicios que surgen alrededor de Instagram “dan valor a la aplicación en sí”. “Lo ‘bonito’ de desarrollar aplicaciones es que no se sabe al 100% para qué van a servir”, afirma.

“Cuando se lanzó Twitter, se planteó como una herramienta de comunicación entre amigos y, al final, se ha convertido en una app que sigue la actualidad mundial al segundo. Con Instagram pasa lo mismo. Los fundadores la plantearon como un ‘Twitter de fotos’ y probablemente como el complemento posible a Twitter… y no se equivocaron”, concluye.

Share
by Anna

Pinterest, ideas visuales

December 15, 2011 in Articles by Anna

Publicat a La Vanguardia, el 14/12/2011

Pinterest.com

Botas a 40 dólares y altavoces en forma de maleta a 545. Frases ingeniosas. Mensajes curiosos. Anuncios impactantes. Libros que leer. Ideas de decoración. Pinterest es un tablón de anuncios digital, un Delicious visual que aúna pasiones y obsesiones coleccionistas de miles de usuarios. No es una red social al uso y todavía funciona con invitación, pero pega fuerte en Estados Unidos.

Time pronosticaba en agosto que iba a ser una de las mejores webs del 2011, junto a Google Plus y Klout. No está claro que las previsiones de la revista se hayan cumplido. Para ninguno de los tres servicios. Pero Pinterest suma adeptos. O mejor dicho adeptas, puesto que el 70% de sus usuarios son mujeres, según admite el fundador del sitio, Ben Silbermann, coleccionista empedernido de insectos, que ideó la plataforma junto a Paul Sciarra y Evan Sharp en noviembre del 2009.

Los tres amigos la lanzaron en marzo del 2010, trabajando en un apartamento y sin tener demasiado claro el modelo de negocio. Se trataba, asegura Silbermann, de que “los usuarios pudieran colgar sus intereses en forma de imágenes en un tablón” y de que los pudieran ordenar y compartir fácilmente según sus necesidades. Así que idearon un botón “pin” (colgar con un alfiler), que puede integrarse en la barra del navegador, y que permite añadir imágenes a Pinterest. Luego, agregaron a cada imagen un “repin”, que se comporta como el RT de Twitter, un Like a lo Facebook y el obligatorio icono de comentarios.

Et voilà. En octubre del 2011, según ComsCore, el sitio sumaba más de 3 millones de usuarios y 421 millones de páginas vistas. Lo suficiente para conseguir 27 millones de dólares de la firma de capital riesgo Andreessen Horowitz, que también ha invertido en Facebook, Twitter, Foursquare o Instagram.

Aun así, Silbermann, de 29 años, sigue trabajando en el modelo de negocio de Pinterest. O eso dijo en octubre en la conferencia Thinc Iowa, en Des Moines (Iowa, Estados Unidos), en la que, como mínimo, quedó claro que el sitio es un “motor de autoexpresión”. Una definición que lo dice todo y nada a la vez. Facebook, Twitter y las redes sociales más verticales o de nicho -como Instagram o Foodspotting-, que consiguen cada vez más atención de los publicistas, también lo son.

El valor añadido de Pinterest -que también dispone de app para iPhone, Android y Blackberry– es que constituye una buena plataforma de recomendación para pequeños negocios, diseñadores y fashionistas, además de un generador de tráfico para webs de comercio electrónico con productos originales, que no se encuentran en supermercados tradicionales. L@s usuari@s dirán si les convence.

Share